Principios y Valores

(i) Asunción de la equidad de género: El interés de IPADE por la incorporación de la perspectiva de género significa reconocer que hombres y mujeres son diversos y diferentes y que a razón de estas diferencias, se crean desventajas para las mujeres respecto a los hombres. Para superar estas desigualdades es necesario el establecimiento de nuevas prácticas inclusivas y cambios actitudinales. Se busca dar un trato diferente a quiénes están en desventaja, relacionarnos de una forma más humana, inclusiva y equitativa que permita reducir las brechas de desigualdades de género, generacional, étnica, discapacidades, identidad sexual o cualquier otro factor que produzca efectos discriminatorios en derechos, beneficios, obligaciones y oportunidades entre hombres y mujeres.  Desde IPADE se trabaja la equidad de género en el acceso a la educación, el empoderamiento económico y político, el acceso a recursos, el desarrollo de capacidades, la generación de espacios de participación y una vida libre de violencia para las mujeres.


(ii) Construcción de un modelo de respeto mutuo: Es reconocer en sí y en las demás personas sus derechos y virtudes con dignidad, dándole a cada quién su valor. El respeto se convierte en una condición de equidad y justicia, donde la convivencia pacífica se logra sólo si consideramos que este es una condición para vivir en paz.   Esto incluye el respeto por uno mismo, los derechos, la dignidad de todas las personas y el medio ambiente que sustenta la vida.  Implica cultivar el valor del respeto a lo interno de la institución y para con los grupos metas, tomando en cuenta que la integridad del personal, los grupos metas y actores con los que interactúa es lo más valioso para la eliminación de las desigualdades.


(iii) Tolerancia: Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a las personas, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos humanos.  Entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, una actitud de aceptación del legítimo pluralismo. Por tanto, la tolerancia es una actitud justa, objetiva y respetuosa de la diversidad de opiniones, de prácticas, de pertenencia étnica, identidad de género, credo, nacionalidad, entre otros. Es el compromiso por crear espacios reales y prácticos para que la otra persona pueda hacer su propia historia, manifestar y elegir sus caminos, para arriesgarse, para acertar o fracasar, es decir para que sea protagonista de su propio desarrollo en igualdad de derechos y oportunidades.


(iv) Actuación con transparencia: Es una conducta permanente en la toma de decisiones y en las actividades que se desarrollan impactan positivamente en la institución, la sociedad y el medio ambiente en la búsqueda de relaciones equitativas. Implica un compromiso y una actitud de relacionamiento entre los equipos de trabajo, basada en la confianza, la colaboración, el bien común, la honradez y la lealtad siempre en la búsqueda de transformación de las relaciones desiguales de género. La implementación de la Política de Género se dará en un contexto de transparencia, donde toda actividad, acción o proyecto será conocida, discutida, consensuada y sus resultados informados.


(v) Responsabilidad: La obligación de cumplir con lo que nos hemos comprometido (puntualidad de nuestra participación en las actividades programadas y calidad en sus resultados) para lograr la equidad de género, asumir las consecuencias de nuestros propios actos y acciones.   Implica la promoción de acciones en el trabajo educativo a nivel personal y colectivo.


(vi) Interés por la cooperación: Cada miembro del equipo de trabajo aporta a la institución sus capacidades para fortalecer la cohesión en el trabajo de equipo y dar coherencia de su quehacer a fin de alcanzar sus objetivos institucionales. La cooperación se orienta a fortalecer el sentido de pertenencia y el trabajo armónico, manteniendo relaciones positivas entre sus miembros. Aportando nuevas ideas y proporcionar soluciones a las dificultades institucionales; mostrando interés y tomando en cuenta las ideas de otros/as; trabajando de manera coordinada; y evaluando los resultados del equipo.


(vii) Corresponsabilidad: Las funciones productivas y reproductivas se asumen como una responsabilidad compartida de hombres y mujeres, como una condición para el ejercicio pleno de sus derechos.


(viii) Libertad: Facultad natural que tiene el ser humano de actuar de una manera o de otra. En la actualidad la Libertad se define en política como el conjunto de derechos reconocidos al ciudadano (a) para regir su propia persona, elegir sus representantes en la vida pública y ejercer las facultades establecidas en la Constitución. Integran las libertades políticas, los derechos electorales, los de manifestación escrita u oral del pensamiento, los de reunión, manifestación y asociación.  En Nicaragua, la Constitución Política dedica el Titulo IV a los Derechos, Deberes y Garantías del pueblo siendo estos los Derechos Individuales, derechos Políticos, Derechos Sociales, Derechos de la Familia, Derechos Laborales y Derechos de Las Comunidades de la Costa Atlántica. Todos ellos, su defensa y promoción representan ámbitos claves del trabajo de IPADE.


(ix) Integridad: Rectitud, calidad, honradez, vinculado a la ética y moral en el comportamiento personal y colectivo de las acciones institucionales en coherencia con la misión, objetivos y principios que IPADE asume. Ello implica desde hacer propia la convención interamericana contra la corrupción a  generar acciones que promuevan la transparencia en el ejercicio de la función pública y privada; promover las auditorias sociales sobre el desempeño del poder central, local o regional así como la rendición de cuentas como actos normales de la función pública; demanda una coherencia en la administración de los recursos de la cooperación por la institución y sus funcionarios, así como promover códigos de conducta o de ética en las organizaciones de sociedad civil. La integridad vinculada a la lucha contra la corrupción es parte de los valores de la cultura democrática y de la construcción de una ética colectiva que se imponga sobre las prácticas de la cultura política tradicional que generan la corrupción e impactan en la pobreza de nuestro pueblo.


(x) Solidaridad: En IPADE la Solidaridad es entendida como el compromiso de compartir los aprendizajes y el reconocimiento de las personas como ser social sujeto de derechos. De allí que la Solidaridad sea un valor que es necesario encarnar si de verdad creemos que es una meta común la de conseguir que todos y todas lo/as nicaragüenses nos auto realicemos igualmente, sin exclusión alguna, en nuestra autonomía individual y colectiva. En las presentes condiciones de nuestro país, el desarrollo de nuestra democracia, la superación de las precarias condiciones de seguridad socioeconómicas, sostener la imprescindible convivencia pacífica entre todos/as lo/as nicaragüenses, y la recuperación y posterior mantenimiento de un medio ambiente sano, requiere, definitivamente, de la solidaridad entre todos los sectores sociales y políticos de nuestro país, y de la solidaridad internacional. La solidaridad se expresa en el plano personal o colectivo de la institución no solamente con banderas o principios compartidos sino en el plano humano ante situaciones de trabajadores y funcionarios que demandan de nuestro apoyo para enfrentar problemas de enfermedades o situaciones familiares.